#viajes

Viajes para toda la vida

Retratos de viaje en 8 etapas de la vida

Viajes para toda la vida

La mayoría de los adultos tienen un típico concepto de los niños como un obstáculo para viajar. Se imaginan a los niños llorando en el avión, quejándose ¡\"cuándo llegamos\"!, etc.

En realidad estas personas tienen un concepto equivocado. No solo acerca de los niños, sino acerca de la noción de lo que puede ser un viaje. En realidad no buscan viajar, sino tomarse unas vacaciones de la realidad.

La verdad es que los niños naturalmente son mejores viajeros que los adultos. Tienen la capacidad de vivir en el lugar que estén, marca fundamental de un viajero que se deja llevar, una capacidad que la mayoría de nosotros ha perdido, o que necesita del snowboard, los kayaks, las clases de yoga o nuevos “destinos” para recuperar. 

Al mirar cada uno de estos retratos, considera de qué manera los momentos vividos como viajeros, antes y después de tener hijos, pueden sumar algo fabuloso. Nos ayudan a construir algo para que un día, de a poco, finalmente podamos revivir los viajes que hacíamos de pequeños, donde no había distinción entre la realidad y nuestra imaginación.

1. Como niños: Ves un potencial donde nadie puede verlo

Crédito de la foto: Marcus Hansson

Si viajar es el acto de hacer realidad la curiosidad de alguien por un lugar, entonces nadie viaja como niño. No importa donde vayas, los niños descubren cada posibilidad de juego, exploración, destreza. Mientras un adulto ve una ladera y una mesa para picnic en su sentido más utilitarista. A partir de este sencillo panorama, un niño crea mundos y juegos. Este es el motivo por el que los niños pueden aprender idiomas rápidamente y para los adultos es más difícil: Ellos simplemente personifican la escena y se adaptan a las condiciones. 

2. Como adolescentes: Tus primeros viajes solo moldean tu identidad

Crédito de la foto: Marlon Dias

Para algunos de nosotros es el campamento de verano, viajar solos esa primera vez, desempacar nuestras cosas, armar un refugio con otros niños de nuestra edad. Para otros podría ser un viaje estudiantil de una semana al exterior. No importa de qué forma, la adolescencia es un período para pasar tiempo lejos de la casa, resolviendo cosas por nuestros propios medios, y volver.

3. Como estudiantes en edad universitaria: Buscas la comunidad

Crédito de la foto: Garry Knight

Ya sea en un programa semestral en el exterior, en un año sabático, o simplemente trabajando luego de la secundaria y viajando, esta etapa se basa en las relaciones, \"tener onda\" con otra gente. Para algunos de nosotros este puede ser un momento de encuentro con una posible pareja a largo plazo.

4. Como recién casados: Vuelves a amar el mundo de manera inocente

Crédito de la foto: Bruce Guenter

O no. Todo depende de la relación y de cómo evolucione. Pero en las condiciones indicadas (digamos un campamento de 4 semanas/viaje por tierra desde Buenos Aires al sur de Brasil) se puede sentir que este acto tan adulto del matrimonio es un tipo de retorno a la inocencia con respecto a todo lo que te rodea.

5. Como padres jóvenes: Asumes una responsabilidad más dura de la que podrías haberte imaginado

Crédito de la foto: Cía. de Foto

No son solo los pañales o el llanto, o la butaca en el automóvil, o salir a comer, o recorrer aeropuertos o cualquiera de las cosas que podrías imaginarte. Estas son trivialidades. Lo difícil es que quieres que tu hijo experimente todo. Quieres que acampen contigo, que remen, que practiquen surf, que hablen tres idiomas mejor que tú. Y todo esto es cuestión de tiempo, no de ellos sino tuyo. ¿Cuánto puedes dar de ti? ¿y tu pareja? ¿Cómo pueden organizar su vida para seguir progresando como viajeros?

6. Como padre joven que viaja solo: Comienzas a darte cuenta de cuántas personalidades has formado

Crédito de la foto: Estitxu Carton

Uno de los momentos más extraños como viajero es el momento de irse de casa, para un viaje de negocios, encontrarse con amigos, o cualquiera sea el caso, a poco de ser padres. Suele haber una nueva concepción de la profunda tristeza, la vulnerabilidad, la introspección. En términos más concretos, te das cuenta de que hay personas que dependen de ti, y los riesgos que podrías haber corrido en el pasado parecen pertenecer a otra versión tuya que no necesariamente extrañas.

7.  A medida que tus hijos crecen:  Revives tus viajes una y otra vez

Crédito de la foto: David S. Miller

Todas las primeras veces, la primera vez en la playa, el primer campamento, la primera vez que viste distintos animales; todos estos momentos casi son mejores la segunda vez que los ves.

8. Cuando eres mayor

Crédito de la foto: Alberto P. Veiga

No sé con certeza. Sigo en la fase de crecimiento de los niños.  Sin embargo, especialmente en las comunidades del surf y el remo, donde sigue habiendo gente mayor con suficiente salud y energía para seguir en el ruedo, observé que viajar podría ser lo mejor de todo cuando envejeces. Ya no queda nada por probar. Y se aprecia cada mínimo movimiento. Claro que no existen garantías, y si queda alguna moraleja de este ensayo, esta es: Viaja ya mismo. Hazlo con tu familia, solo, viejo o joven. El tiempo no se recupera.




Pinterest Tumblr

David Miller

David Miller es editor senior de Matador (ganador de los premios Lowell Thomas 2010 y 2011 al periodismo de viajes) y director de programas de estudio en MatadorU.
Ver más

¿Qué retrato refleja tu etapa actual de viajero?



Comparte tus historias Instagram

Usa el hashtag #sandiskstories para tener la chance de destacarte en este sitio.

Regístrate para obtener ofertas especiales.

Ofertas promocionales especiales y sugerencias de fotografía de SanDisk.