#animales

La cacería

Filmación de la caza desde la perspectiva del león

La cacería

Meg siempre me sorprende.

A menudo me preguntan si los leones que están acostumbrados a vivir en cautiverio pueden cazar por sí mismos. Siempre supe la respuesta y aun así, en este día de invierno, jamás podría haber imaginado ni en mis sueños más osados lo que estaba por suceder y quedar grabado desde la perspectiva de un león, quizá por primera vez.

Conozco a la leona Meg desde hace once años. Hemos hecho muchísimas cosas juntos, hasta hemos nadado en algunos ríos, cosa que los leones no suelen estar muy predispuestos a hacer. Nos une un vínculo inimaginable que nos permite hacer cosas que la mayoría de las personas creería imposible. Meg disfruta de caminatas largas con su hermana Amy por las vastas regiones salvajes que es donde se encuentra mi santuario.

Siempre me he preguntado cómo sería ver la caza desde la perspectiva de un león, así que decidí adaptar un arnés de pecho de GoPro y colocarlo sobre el lomo de Meg cada vez que salíamos a caminar, solo por si pasaba algo.

Que un león no se saque una cámara y un arnés ya es todo un logro. La mayoría intenta sacárselos y luego masticarlos, pero Meg no. Ella es la plataforma de cámara ideal.

Este día en particular, Meg mostraba un comportamiento diferente. Cuando comenzamos a caminar, olfateaba constantemente el aire, percibía el olor de algún antílope en el horizonte. Sin darle importancia al principio, la seguí mientras se abría camino sigilosamente entre el pastizal alto de color trigo, que se mezcla a la perfección con su pelaje marrón. No pude seguirle el ritmo a medida que aceleró el paso.

Luego de un rato y ya desde lejos, vi a Meg aparecer de un salto y atrapar a su presa. Hubo caos y después quietud, aparte del gemido extraño de un animal que sin duda estaba sufriendo. Luego silencio. Me apresuré con el corazón en la boca, muy acelerado y finalmente encontré a Meg en el pastizal alto con sus mandíbulas apretadas alrededor de la garganta de un antílope acuático subadulto. Lo estaba sofocando como si hubiera estado haciendo exactamente lo mismo durante los últimos once años.

Había matado una presa y yo estaba más que ansioso por ver la filmación desde su perspectiva. Revisé la cámara y todavía estaba filmando. Qué momento y privilegio es haber sido parte de tremenda experiencia.

Puedes ver el video de la cacería aquí.

 

Descargo: No aconsejamos interactuar con animales salvajes. Kevin Richardson es un profesional entrenado.




Pinterest Tumblr

¿Con qué animal sientes una conexión?



Comparte tus historias Instagram

Usa el hashtag #sandiskstories para tener la chance de destacarte en este sitio.

Regístrate para obtener ofertas especiales.

Ofertas promocionales especiales y sugerencias de fotografía de SanDisk.