#aire libre

En el límite

Aventuras recreativas extremas en cascadas

En el límite

Este es Jesse Coombs cayendo por la primera caída de las cataratas Abiqua de aprox. 30 metros en Oregón. Esta toma la hice con miedo porque la caída nunca había salido bien. Jesse sobrevivió sin rasguños y se mantuvo en el bote. Solo se comprimió un pulmón, se quebró unas costillas y se rompió un manguito rotador del hombro.

El remador de primer nivel Rafa Ortiz cayó por las grandes cataratas Palouse de aprox. 160 metros de altura en Washington. Esta es la catarata más grande que jamás haya remado. En esta toma yo estaba muy nervioso. Configuré dos Nikon D800 con disparo remoto (ambas horizontales) para mostrar el aspecto escénico del inmenso barranco y disparé la D4 en formato vertical. Solo vimos a Rafa en el labio de la cascada por un instante antes de ser tragado por más de 500 mil litros por segundo de agua espumosa. Estuvo sumergido unos tres minutos, que parecieron una eternidad. Yo estaba desesperado cuando vi que surgió corriente abajo y a salvo.

Esta fue una toma en las cataratas Metlako de aprox. 30 metros de altura con el remador Evan García. La parte más difícil de la toma fue bajar hasta este lugar en el borde del acantilado cubierto de roble venenoso, al cual tengo alergia mortal.

Evan García cae por una cascada de aspecto alocado llamada cataratas Upper Lewis en el estado de Washington. Esta toma la obtuve con una Nikon D3X y una lente ojo de pez NIKKOR de 16 mm para lograr el efecto.

Este es el mítico Eric Jackson cayendo más de 9 metros desde un puente al agua plana en Veracruz, México. Esta área es peligrosa debido al tráfico de drogas y guerras entre bandas.

El remador español Aniol Sarrasolses no había remado en tres meses antes de subirse a este bote y caer estos 26 metros en Veracruz, México. Hizo dos brazadas con el remo e hizo una hermosa línea.

Rush Sturges demostró por qué es uno de los mejores remadores del mundo en una caída súper técnica llamada Lower Tomata en Veracruz, México. Me alegró tener la velocidad de las tarjetas SanDisk Extreme Pro SD y los 10,5 cuadros por segundo de la Nikon D4 para reunir esta secuencia.

Configuré la Nikon COOLPIX AW100 con una tarjeta SanDisk Extreme Pro SD en la proa del bote de mi amigo y configuré el temporizador automático. Después de varios intentos, nos encontramos con esta toma y me encantó.




Pinterest Tumblr

Lucas Gilman

Lucas Gilman fotografía deportes en todo el mundo desde una perspectiva extrema.
Ver más

¿Cuál es la actividad al aire libre de mayor aventura que has probado?



Comparte tus historias Instagram

Usa el hashtag #sandiskstories para tener la chance de destacarte en este sitio.

Regístrate para obtener ofertas especiales.

Ofertas promocionales especiales y sugerencias de fotografía de SanDisk.