#viajes

Recuerdos del verano en Alaska

Lo que más cambia con el tiempo: ¿El lugar o el viajero?

Recuerdos del verano en Alaska

El verano pasado mi mujer y yo fuimos a Alaska para celebrar sus 30 años y nuestro cuarto aniversario de casamiento. Este viaje era trascendental para ella, y para nosotros, pero tenía un significado para mí que me resultaba difícil de determinar, y no podía dejar de pensar en eso.

Hacía veinte veranos, mi familia había viajado a la misma zona de Alaska para las vacaciones de verano. Tenía 12 años y miraba cómo las embarcaciones iban y venían de Homer Spit, hacía rafting de clase III-IV en las aguas blancas del Nenana y contemplaba la Cordillera de Alaska, la cima del Denali cubierta de nubes. Dos décadas después, parado en esa misma franja, en esos mismos rápidos, mirando las nubes oscurecer esas mismas cumbres; el terreno de Alaska parecía hacerme meditar continuamente sobre mi relación con el lugar, sobre el significado de ser viajero, sobre los recuerdos.

Glaciar Exit, Parque Nacional de los Fiordos de Kenai

Volver a ciertos lugares que mi familia había visitado en 1992 fue como ver una desvanecida foto del viaje. Paraba una y otra vez a ver el paisaje, para rellenar los huecos de las imágenes que tenía en mi mente. El sandur en la base del glaciar Exit me resultaba intensamente familiar, aunque el mismo glaciar se había retirado alrededor de 100 pies (30,5 m) desde la última vez que lo había visto.

Ballena jorobada, Bahía Resurrección

Mi primer recuerdo del día de expedición que había pasado en la Bahía Resurrección hacía 20 años es de la ballena jorobada asomándose a la derecha de la embarcación. En la nueva visita mi mujer y yo contemplamos una y otra vez esa grieta en el fondo del glaciar Bear.

Autopista Seward

Alaska, lejos el estado más grande, tiene casi el mismo número de millas de autopista que Vermont. Estés donde estés, este es el único camino que te lleva hacia allí. La autopista Seward, que abarca partes de las autopistas 1 y 9, conecta Anchorage y la pequeña ciudad portuaria de Seward, donde el río Resurrección se encuentra con la bahía.

Vuelo

El día que mi mujer cumplió los 30 volamos en un aerotaxi De Havilland Otter de 10 asientos desde el aeropuerto de Talkeetna hasta el campamento base en Denali. El piloto nos señalaba vistas y bromeaba por los auriculares.

El Susitna

Una de las primeras imágenes que vimos por la ventana del avión fueron los brazos del río Susitna. Los palimpsestos del terreno inundable muestran el pasado del agua tan claramente como el presente.

Pista de montaña

Por sorpresa, el aterrizaje sobre el hielo y la nieve compactada de la pista del campamento base fue suave. Una vez parado el motor, completamos nuestra entrada a este nuevo mundo, blanco y de una calma sublime.

Entrega de pizza

La compañía aérea transporta a alpinistas y turistas al campamento base y aparentemente promete pizzas recién hechas de Mountain High Pizza Pie de Talkeetna a los escaladores que lleguen a los 20.320 pies (6193 m) del Denali. El 30 de mayo nuestro vuelo duró el doble por el delivery de pizza para este grupo de escaladores coreanos.

Monte Hunter

Sobrevolando de cerca la Cordillera de Alaska apreciamos este pronunciado borde dentado de picos que se extiende hacia la pared posterior del Valle de Susitna y, de repente, nos encontramos frente al gigantesco Monte Hunter. Amo esta foto porque representa la inconfundible presencia que tienen estos picos.

Talkeetna Lakes

Hicimos una caminata por detrás de la línea de vegetación, bordeando el Parque Talkeetna Lakes con Howard Carbone, propietario de Alaska Nature Guides. Aquí, nos muestra un martín pescador o charrán ártico sobre el cristal del lago principal.

Provisiones de Talkeetna

Talkeetna aparece como la Alaska moderna en el microcosmos. Los aproximadamente 900 habitantes del pueblo provienen de distintos orígenes, pero tienen algo en común: la experiencia de poder salir de la vida en el monte. En una caminata de cien yardas (91,4 metros) por la calle principal degustamos pan de espinacas recién horneado servido en un cámper Airstream, unas cervezas artesanales de Denali Brewing y un tazón de sabrosas albóndigas de vegetales (o Himalayan dumplings).

Ninilchik

Aún en una tierra con pocos habitantes puede haber muchas historias. La iglesia ortodoxa rusa en Ninilchik, mirando desde lo alto la Ensenada de Cook en el extremo oeste de la Península de Kenai data de 1901 y fue construida por los pobladores rusos que habían llegado a la zona 50 años atrás. Si bien la autopista Sterling permite llegar fácilmente a Ninilchik, el pueblo parece no notarlo.

Bahía de Tutka

Nuestros últimos días los pasamos en una posada de lujo a la que se podía llegar solo en una embarcación desde Homer Spit, o en hidroavión. En su día libre, los guías de la posada Andy y Krista intentaron atravesar el hoyo visible a través del agua. En la mitad, tuvieron que volver por la profundidad de la nieve sobre el sendero.

El otro lado

Cuando Teresa nos llevó a hacer kayak por el mar bajo la lluvia, nos sorprendieron dos marsopas. Nadaban junto a nosotros un rato, se sumergían y permanecían en silencio durante 30 segundos, luego interrumpían la calma de la lluvia con un chorro de su respiración, sus pálidos cuerpos rozaban la superficie del agua verdosa como un recuerdo de la infancia.

Bosque en penumbras

La escasa vegetación, la penumbra prolongada…el verano en Alaska puede ser mágico desde el punto de vista del visitante. Cerca de la posada, los senderos conducían por los abetos Sitka hasta nidos de águilas calvas y playas con cantos rodados negros.

Fauna

Cuando baja la marea, la costa de Tutka Bay se transforma en un zoológico de mascotas acuáticas. Aquí, Andy muestra una de las tantas estrellas de mar girasol que cuelga de las algas marinas en el muelle.

Medianoche

Nunca llegamos a quedarnos despiertos toda la noche para ver si realmente oscurece en junio en Alaska. Esta caminata de medianoche en la playa fue lo más cercano que logramos.

Todas las fotos de Aya Padron




Pinterest Tumblr

Hal Amen

Hal ha vivido en Corea del Sur, Bolivia y Argentina, y actualmente reside en Austin, TX. Es coautor de un libro de coreano para principiantes y My First Book of Korean Words.
Ver más

¿Qué lugar de vacaciones de la infancia te gustaría volver a visitar?



Comparte tus historias Instagram

Usa el hashtag #sandiskstories para tener la chance de destacarte en este sitio.

Regístrate para obtener ofertas especiales.

Ofertas promocionales especiales y sugerencias de fotografía de SanDisk.