#viajes

Escocia mágica

Luces glaciales revelan la belleza del campo escocés

Escocia mágica

El último enero tuve la oportunidad de visitar Escocia por primera vez. Y si bien una visita a mitad del invierno posiblemente no suene muy atractiva, el frío y los días grises derraman una luz fresca (si no glacial) sobre la belleza del campo escocés. A pesar del clima húmedo, fue fácil saber por qué tantas personas se enamoran de esta tierra.

En una excursión en autobús desde Edimburgo, partí rumbo al norte por el campo escocés. Al dejar el ruidoso centro metropolitano de Edimburgo, dejé la ciudad atrás y me encontré entre arroyos burbujeantes y bosques fantasmagóricos.

Me alojé en un hotel pintado en rosa pastel que ofrecía cama y desayuno, ubicado en un pequeño bosque, famoso por la cocina y la amabilidad, donde comí un almuerzo caliente frente al pequeño lago y el bosque circundante. Con un pequeño perro terrier como compañero y una acogedora chimenea en la esquina, esto era todo lo que imaginé sobre Escocia.

Quesos escoceses finos y carnes locales, nuestra comida duró horas. Cuando la llovizna comenzó a ceder, nos aventuramos a recorrer el bosque para encontrar un arroyo burbujeante. El sonido del agua y el musgo oscuro y húmedo en el suelo debajo de nuestros pies eran reconfortantes. Habiendo estado fuera de Edimburgo solo por unas horas, mi aventura en el campo fue una sacudida para mis sentidos. El tiempo es más lento en Monachyle Mhor y se desaceleraría aún más durante los días siguientes.

Durante mi excursión por el campo, nos detuvimos con frecuencia en puntos estratégicos de observación y vistas panorámicas. Al ver los lagos y pararte en medio de un valle, es difícil que no te impacten las vistas y los alrededores de Escocia. Todo era muy tranquilo aquí, y con poca señal en el teléfono, pasé mi tiempo mirando por la ventana del autobús o caminando por la mañana. No podía quitar mis ojos del paisaje. A la distancia, el mundo parecía vasto y glorioso. Y de cerca, con el musgo húmedo debajo de mis botas y lagos desbordados sobre mis huellas de excursionista, el mundo pudo haber parecido lúgubre pero sabía que había algo mágico aquí.

Generalmente no viajo a destinos con clima frío, pero el clima gris, húmedo y lúgubre de Escocia (en Escocia usan la palabra dreich) me llamó la atención. No es menor que las aguas del Atlántico del Lago Fyne estaban inundadas durante mi breve visita. Las distintas proyecciones de grises y azules solo enfatizaban los otros colores del campo escocés: los colores de las faldas escocesas, el verde de las cimas de las colinas cubiertas de césped, las casas pintadas en colores pasteles, el negro de las rocas y, por supuesto, el ámbar del whisky. Escocia puede no parecer el lugar más colorido, pero nunca estuve en ningún lugar que se sintiera tan fresco.

*Slainte! *




Pinterest Tumblr

Adam Groffman

Adam Groffman es escritor freelance y bloguero de viajes, vive en Berlín
Ver más

¿Cuál es tu destino de invierno favorito?



Comparte tus historias Instagram

Usa el hashtag #sandiskstories para tener la chance de destacarte en este sitio.

Regístrate para obtener ofertas especiales.

Ofertas promocionales especiales y sugerencias de fotografía de SanDisk.