#personas

Viaje a The Troubadour

Esta banda es nuestro trabajo real: The Show Ponies

Viaje a The Troubadour

Cuando nos preguntan a qué nos dedicamos y decimos: “Tocamos en una banda”, la pregunta siguiente es: “¿Pero cuál es su trabajo real?”. Durante varios meses dijimos: “Esta banda es nuestro trabajo real”. Todos decidimos arriesgarnos y dejar nuestros trabajos a tiempo completo (algunos de nosotros con salarios y beneficios reales) para dedicarnos exclusivamente a este ensamble de música americana, folclore y rock de Los Ángeles.

Este año viajamos más de 24.000 km para presentarnos en decenas de estados y dos países. Compartimos escenario con artistas de renombre como Rascal Flatts y recaudamos más de $20.000 para la financiación masiva de nuestro disco de corta duración “Run for Your Life”.

Pero aunque estábamos viviendo una experiencia emocionante, la aventura musical amenaza contra la comodidad, la estabilidad y la vida calculable.

Con toda la emoción en torno a la financiación y la grabación de nuestro nuevo disco de corta duración, queríamos asegurarnos de ofrecer un espectáculo asombroso para presentar nuestras últimas canciones.  Pusimos una fecha para la fiesta de lanzamiento:  24 de octubre.  Esta fecha coincidiría con el programa de lanzamiento de nuestra compañía de RR. PP. pero tuvimos un problema: anunciamos nuestra fecha de lanzamiento antes de definir un lugar.

El lugar ideal para nosotros era The Troubadour en West Hollywood.  Los fastidiamos con mensajes de correo electrónico durante varios meses para conseguir programar un show, pero siempre nos decían: “Puede ser”. Después de suplicarles bastante hasta septiembre, dejamos de recibir respuestas a nuestros correos electrónicos, y todos los demás lugares posibles de la ciudad ya estaban reservados. 

Nos asustaba el hecho de que tendríamos que cancelar la fecha del anuncio y reprogramar para otra fecha después de que nuestro disco de corta duración estuviera disponible en Internet.  Sería como si nuestros fans abrieran sus regalos de Navidad antes del 25 de diciembre.

Pero el 1 de octubre, dos días antes de nuestra gira de otoño, nos respondieron de The Troubadour. Nos escribieron: “El 24 de octubre es suyo”. ¡Estábamos eufóricos! Pero solo teníamos 23 días para promocionar el show y 18 de esos días estaríamos en la ruta presentando 17 shows en 7 estados diferentes.

Teníamos que diseñar y enviar por correo nuestros pósteres, coordinar con otras bandas que hicieran la apertura y promocionar la sorpresa de la fiesta de lanzamiento de nuestro disco de corta duración: literalmente en el asiento trasero de nuestra camioneta. Una semana antes del show, cuando finalizaba nuestra gira, nuestro contacto de reservas de The Troubadour nos escribió: “Estoy algo preocupado. Solo 44 personas compraron entradas para el show”. No era un buen mensaje considerando que el lugar tiene capacidad para 500 personas.  

Nos comimos las uñas de los dedos cruzados hasta la noche del show intentando correr la voz y vender entradas de todas las formas posibles. Las ventas aumentaron unos días antes del show, pero no lo suficiente para llenar el lugar. Finalmente, la noche de la fiesta de lanzamiento, ¡el lugar estaba repleto! Al haber tocado 17 shows consecutivos en la ruta, estábamos más ajustados que nunca y dimos nuestro mejor show en uno de nuestros lugares históricos en Los Ángeles.

Cuando nos ven en un show, las personas ven que explotamos y ponemos nuestros corazones a través de la música. Lo que no ven es todo el trabajo que es llevar adelante un pequeño negocio móvil autogestionado además de ser artistas. No ven los riesgos que tomamos y las incertidumbres que superamos. Somos “The Show Ponies” y cuando estamos bajo el escenario somos cinco caballos de tiro que saben que el show debe continuar independientemente de lo que se cruce por el camino. No podemos esperar para ver qué nos depara el destino.

De la misma manera que nuestros fans no ven el trabajo que hacemos detrás de escena, muchas veces no reconocemos los productos que usamos para hacer nuestro trabajo. Todos los días tomamos una fotografía, filmamos un video o grabamos un audio móvil para crear contenido para nuestros fans, la información se graba en una tarjeta de memoria. Nuestro fotógrafo que tomó las imágenes en el show de The Troubadour, Caleb Ackley, también confía en SanDisk. Cuando hacemos algo con nuestras computadoras, usamos discos confiables. Trabajamos duro para ser esenciales en la música americana, y SanDisk nos ayuda a hacerlo posible.

Historia de: Kevin Brown




Pinterest Tumblr

SanDiskStorytellers

Los narradores de historias de SanDisk son gente comun que capturan sus memorias cuando surge la oportunidad.
Ver más

¿Cuál es el mejor concierto o presentación que has visto en vivo?



Comparte tus historias Instagram

Usa el hashtag #sandiskstories para tener la chance de destacarte en este sitio.

Regístrate para obtener ofertas especiales.

Ofertas promocionales especiales y sugerencias de fotografía de SanDisk.