#viajes

13 momentos clásicos de un viaje

Sea donde sea, experimentamos los mismos momentos memorables

13 momentos clásicos de un viaje

Sin importar dónde vayas, nuestros recuerdos del viaje suelen agruparse en eventos típicos que cruzan a casi todas las culturas. En parte un viaje de héroes, en parte el paraíso de los tontos, el viaje es el acto de partir y regresar con recuerdos e historias que definen quiénes somos. 

N.°1. Partes tan temprano que sientes que estuvieras soñando.

Fotografía de Bob Jagendorf

Una de las cosas fabulosas de viajar es cómo rompe con nuestros patrones y ciclos habituales. A veces, el simple hecho de comenzar un viaje muy temprano por la mañana, dejar la casa a una hora que nunca saldrías, ver cosas que no ves habitualmente: Este momento puede parecer un sueño, casi como un recuerdo incluso mientras transcurre.

N.°2. Comienzas a sentirte épico.

Fotografía de Benson Kua

Cuando estás en el avión y en el aire, el sentimiento es épico. Parte de lo asombroso es la cantidad de personas (desde los mecánicos del avión hasta los controladores de tráfico aéreo, ingenieros y empleados del servicio), tanto visibles como detrás de escena, que hacen que este momento de partida parezca que no requiere ningún esfuerzo. Y otra parte se mueve a varios kilómetros sobre la tierra.

N.°3. Encuentras un grupo de amigos

Fotografía de Beraldo Leal

Uno de los momentos más divertidos del viaje es encontrar un grupo de amigos. Para los viajante jóvenes, esto puede ser en un hostel o campamento, o si te hospedas en la casa de un amigo. La mitad de encontrar un grupo es lenguaje corporal, una mirada, una “onda”, como decimos en español. Un deseo de unirse con otras personas y compartir experiencias con ellos.

N.°4. Tienes una de las conversaciones más interesantes de tu vida con un extraño que no volverás a ver

Fotografía de Jesslee Cuizon

Las conversaciones con extraños durante el viaje pueden ser momentos interesantes e inolvidables cuando no te preocupa cómo suenas o te presentas a ti mismo, y por eso surge algo espontáneo y original.

N.°5. Terminas en un lugar que nunca imaginaste

Fotografía de M. Lazarevski

El viaje generalmente se centra en algún destino objetivo, por ejemplo, Corfu, en Grecia. Pero siempre hay una serie de eventos inesperados: la oferta de un nuevo amigo de pasear en bote hasta Lefkada, por ejemplo, que te lleva a un lugar que supera todas las expectativas que podrías tener.

N.°6. Te sientes muy solo

Fotografía de Tony Hisgett

Aunque te reúnas con amigos y visites nuevos lugares, viajar mucho tiempo y con la profundidad suficiente siempre conlleva momentos de soledad. A veces, en esos momentos introspectivos, reconocemos cosas sobre nuestra casa que quizás pasamos por alto o damos por hecho.

N.°7. Te asustas

Fotografía de Jon Rawlinson

No necesariamente tiene que ser saltar de un acantilado. Hay toda clase de momentos que aceleran el corazón durante un viaje. El conductor del ómnibus en Brasil que toma una curva cerrada tan rápido que el ómnibus va en dos ruedas, o cuando decides pararte frente a 200 personas y cantar “Maggie May”. Si no te asustas al menos algunas veces en un viaje, es porque no estás viajando realmente.

N.°8. Reconoces que empiezas a conocer el lugar

Fotografía de Armando Maynez

Llega un momento, por ejemplo, cuando te sientas en una plaza de la Calle Defensa, en una soleada tarde después de dos semanas en Buenos Aires y de repente reconoces que después de algunos días de estar perdido por las calles, te sientes algo familiarizado con el lugar y, con eso, te encariñas un poco.

N.°9. Recuerdas que la pobreza existe casi en todos lados

Fotografía de Nathan Hayag

Podría ser Toronto, un pequeño pueblo en la Patagonia o en las calles de San Francisco. El vertiginoso sentimiento de viajar casi siempre es traído a la tierra algunas veces durante el viaje por un recuerdo agudo de que muchas otras personas no son tan afortunadas.

N.°10. Observas estilos de vida que no puedes comprender

Fotografía de Graeme Law

Más allá de ver a personas empobrecidas, a veces los momentos más impactantes de nuestros viajes son cuando vemos a las personas que viven en lugares o de maneras que simplemente registramos sin comprender, por ejemplo, esta villa miseria asentada en un relleno sanitario en Ica, Perú.  

N.°11. Todo parece borroso

Fotografía de Robert S. Donovan

Después de algunos vuelos, paradas, más vuelos, recorridos en ómnibus, habitaciones de hotel, plataformas y lectura de mapas, el viaje comienza a sentirse como si existiera en su propia forma de tiempo paralelo, borroso y sin fuerza.

N.°12. Escuchas la mejor música de tu vida

Fotografía de Christian Holmér

A veces es recibir la energía de ver a una banda conocida en otra cultura; otras veces, es una frase conmovedora de un músico callejero, la forma en que su ritmo suena tan poco familiar pero de alguna forma describe tu experiencia de forma perfecta en ese momento específico.

N.°13. Conoces a alguien que rompe tu corazón

Fotografía de Ariadna Bruna

Puede no ocurrir en todos los viajes pero, para la mayoría de las personas que viajan por mucho tiempo, las relaciones románticas se presentan en el camino. Algunos son solo acercamientos, algunos son meramente amores no correspondidos, algunos correspondidos y otros completamente arruinados. De cualquier forma, la mayoría de ellos permanecen contigo por siempre.




Pinterest Tumblr

David Miller

David Miller es editor senior de Matador (ganador de los premios Lowell Thomas 2010 y 2011 al periodismo de viajes) y director de programas de estudio en MatadorU.
Ver más

¿Cuál de estos momentos experimentaste en tus viajes?



Comparte tus historias Instagram

Usa el hashtag #sandiskstories para tener la chance de destacarte en este sitio.

Regístrate para obtener ofertas especiales.

Ofertas promocionales especiales y sugerencias de fotografía de SanDisk.